Cuidado de la piel de los niños

Cuidado de la piel de los niños

Por Babysits, 8 minutos de lectura

Ya hemos oído muchas veces que ‘la piel es el órgano más grande del cuerpo’, y que hay que cuidarla correctamente. Además, la piel es el principal contacto con el mundo exterior, especialmente en el caso de un bebé, cuyos otros sentidos aún están algo aletargados tras el nacimiento. Por eso, un buen cuidado de la piel es esencial en el bienestar infantil.

La piel de los bebés y los niños presenta grandes diferencias respecto a la del adulto: es más fina, más seca y más propensa a sufrir alergias e irritaciones. Además, experimenta continuos cambios en su apariencia y textura, descamándose muy fácilmente. Esta sensibilidad de la piel puede durar años, por lo que es importante cuidarla desde el nacimiento, sin olvidarnos de su importancia conforme los niños van creciendo.

A continuación te explicamos el rol que cumple la piel en la vida de los bebés y los niños en edades tempranas y su alta sensibilidad, te damos consejos sobre cómo cuidarla de forma óptima y te recomendamos algunos productos de cosmética natural para su cuidado.

La piel es una vía de comunicación y aprendizaje

La piel de un bebé cumple un gran papel como vía de comunicación con el exterior, a través del sentido del tacto. Es su principal vía de aprendizaje junto al sentido del oído y el olfato.

Lo que percibe a través de la piel es todo su mundo. A través de lo que toca va percibiendo el entorno, va conociendo a las personas y a sí mismo, y por ello es una de sus principales fuentes de estímulo. Si la piel está bien, el niño estará bien, pero si sufre daño, sequedad o escozor, el niño estará inquieto ya no solo por la molestia, sino por esa interferencia en su relación con el mundo.

La piel es una barrera de protección y defensa

La piel ejerce también una importante función de barrera de protección frente a agentes externos, como el clima, el ambiente, los roces, las bacterias… Si la piel de un adulto puede presentar cierta sensibilidad a estos factores, la piel del bebé es mucho más vulnerable debido a su sistema inmunológico inmaduro, que es todavía incapaz de defenderse.

La barrera cutánea termina de desarrollarse, aproximadamente, a los tres años. Mientras tanto, su sensibilidad es extrema, es menos resistente a las agresiones ambientales y mucho más frágil. Además, su función termorreguladora tampoco está completamente desarrollada, es decir, la capacidad de absorción y pérdida de agua es mayor. Al no conseguir una correcta retención de la humedad, la piel se deshidrata fácilmente.

Cuidado de la piel de un niño

¿Por qué su piel es tan delicada?

Esta debilidad o inmadurez de la barrera cutánea es la causa de las irritaciones constantes que sufren los niños. Algunos de los motivos que explican la alta sensibilidad de la piel de los más pequeños son:

  • La piel de los bebés es hasta diez veces más fina que la de los adultos, y es más permeable, por lo que las sustancias irritantes y otros factores agresivos pueden atravesarla con más facilidad.
  • Durante los primeros meses de vida, el pH de su piel es más elevado que el de la piel de un adulto, por lo que es primordial tratarla con productos específicos y suaves, a ser posible ecológicos.
  • Su cuerpo acaba de salir al exterior, desde el interior acuoso del útero materno, por lo que su piel es muy vulnerable ante la luz solar o al roce de los tejidos.
  • El propio sudor resulta irritante para ellos. Sus glándulas sudoríparas no funcionan correctamente, como mencionamos antes, por lo que pueden aparecer erupciones cutáneas llamadas sudaminas cuando sufren exceso de calor.
  • Sus vasos sanguíneos son más inmaduros, por lo que su piel presenta mayor reactividad vascular: se enrojece, palidece o se inflama más fácilmente.

Consejos básicos para cuidar su piel

  • Procurar utilizar agua tibia en el momento del baño. Además, lo ideal es calentar previamente el cuarto para no sufrir grandes contrastes de temperatura.
  • Utilizar productos específicos para su cuidado, suaves y a ser posible ecológicos para asegurar la inexistencia de sustancias químicas potencialmente irritantes.
  • Secar siempre su piel a suaves toques.
  • Asegurar que los pliegues de la piel queden bien secos, especialmente los de las nalgas, para evitar irritaciones e infecciones.
  • Usar tejidos naturales y de calidad tanto en sus prendas de vestir como en la ropa de cama y de baño.
  • Asegurar una correcta hidratación diaria de su piel.
  • Procurar, en general, que el niño no pase mucho calor. El sudor le puede irritar la piel.

Es importante cuidar la piel de un niño desde su nacimiento y continuar haciéndolo en los años posteriores pues aún necesita productos específicos y nutrición.

Por qué apostar por la cosmética ecológica

Aunque la piel del niño se va fortaleciendo y adquiere la capacidad de defenderse de los agentes externos conforme va creciendo, hay que continuar cuidando su piel con productos específicos que la mantengan nutrida y sana. Además, actualmente hay un gran porcentaje de niños con piel sensible o atópica que requieren cuidados especiales.

En casos de niños con piel atópica, además de procurar una rutina de limpieza y nutrición, es importante utilizar productos libres de cualquier ingrediente potencialmente irritante, como pueden ser determinadas sustancias químicas sintéticas (sulfatos, siliconas, parabenos, fenoxyetanol, formaldehídos…), perfumes o aceites esenciales. Los aceites esenciales ecológicos son ingredientes naturales y puros, pero algunos de sus componentes pueden alterar la piel sensible.

Algunos ingredientes de origen sintético dificultan las funciones fisiológicas normales. Los aceites minerales, por ejemplo, tan presentes en la cosmética convencional para el cuidado infantil taponan los poros dificultando la respiración natural de la piel y provocando gran cantidad de picores y rojeces. Componentes como estos pueden llegar a perjudicar nuestra salud a largo plazo. Autoridades sanitarias, como la Organización Mundial de la Salud, han realizado estudios que relacionan algunos químicos usados en los cosméticos con problemas como el asma, problemas del sistema nervioso, reproductivo, endocrino y alergias.

Para un cuidado de la piel seguro y eficaz podemos recurrir a productos lo más naturales posible, fijándonos bien en la existencia de sellos que certifiquen la naturalidad y origen ecológico de los mismos. No solo es importante que un ingrediente sea de origen natural y no sintético, sino que además durante su cultivo y procesamiento no haya sido tratado con sustancias químicas como herbicidas o pesticidas.

Nosotros recomendamos la gama Mamá y bebé 100% BIO de MATARRANIA, es idónea para el cuidado de la piel de los niños ya que ha sido certificada como 100% ecológica y, además, elaborada de forma artesanal en un pueblo de Teruel (España). En esta gama infantil hay dos productos clave que pueden acompañarnos desde el nacimiento hasta la edad adulta, pudiendo compartir su uso entre toda la familia:

  • El Aceite hidratante suave 100% BIO es perfecto para aplicar cada día tras el baño o antes de dormir, mediante un suave masaje. Su formulación incluye aceites vegetales de oliva, girasol y almendras que ayudan a mantener el nivel de hidratación óptimo. También contiene aceite esencial de naranja, un aceite suave y seguro para la piel sensible que resulta muy reconfortante y relajante.
  • El bálsamo de pañal Culito sano 100% BIO protege la piel del bebé nutriéndola en profundidad y creando una película protectora no oclusiva que mantiene esa hidratación por más tiempo, dejando que la piel respire y se regenere. La composición del bálsamo incluye ingredientes altamente emolientes que calman y suavizan la piel irritada. Es realmente un bálsamo multiusos, dado que se puede utilizar en cualquier zona de la piel que presente lesiones, y también a cualquier edad.

Mamá y bebé 100% Bio


En nuestro esfuerzo por informar sobre estilos de vida más saludables y sostenibles, desde Babysits, hemos querido hablar de MATARRANIA debido a su alto compromiso con la sostenibilidad y la buena calidad de sus productos.

MATARRANIA es un proyecto femenino y rural (situado en la comarca del Matarraña, Teruel) que apuesta por la cosmética vegana, de calidad y sostenible y está comprometida con el respeto al medio ambiente, el fomento de la economía local y dar valor a los recursos naturales sin aditivos ni procesos químicos.

Es pionera en el sector bio ya que está avalada por la prestigiosa Organic Soil Association y es la única en España que ha recibido la certificación ecológica del 100% de sus ingredientes, entre ellos, el aceite de oliva virgen extra, el principal producto presente en sus elaboraciones.