Experimento con plantas para niño

Experimento con plantas para niño

Por Babysits, 3 minutos de lectura

Compartir:

Plantar tu propio huerto no solo garantiza que tengas productos frescos, sino que también puedes aprovecharlo como una oportunidad de aprendizaje para los niños más pequeños. Al enseñar a tus hijos los conceptos básicos de la jardinería, pueden descubrir cómo comienza la vida y qué necesitan las plantas para sobrevivir. Puedes hacer de la jardinería una actividad semanal para crear hábitos saludables y sobre sostenibilidad, mientras que la planta crece y está lista para comerla.

Un proyecto fácil, como coger una semilla de alubia (o cualquier semilla de legumbre) y cultivarlo en una bolsa. Los niños podrán comprobar su progreso diariamente y ver cada paso del ciclo de vida. Además es el proyecto ideal para trabajar de canguro durante una larga temporada con la misma familia; así todos juntos podéis ver y aprender sobre la evolución de la plantas.

Experimento de planta para niños

Materiales necesarios:

  • Bolsa de plástico con cremallera o zip
  • Papel de cocina
  • 2-3 semillas de alubia (o cualquier otra legumbre)
  • Celo
  • Agua
  • Una ventana con luz solar directa.
  • Tiempo

Instrucciones:

  • Coloca la bolsa de cremallera pre-abierta para que haya espacio
  • Coge un trozo de papel de cocina y mójalo con agua.
  • Dobla el papel de cocina hasta que sea 3 veces más grande que la semilla
  • Coloca el papel húmedo en el centro de la parte inferior de la bolsa
  • Coge una semilla e intenta ponerlo delante del papel y otra semilla al otro lado del papel
  • Pega la bolsa a una ventana que tenga mucha luz solar directa
  • Déjala unos días en la ventana y comprueba qué va sucediendo.
  • Si tu semilla no brota después de 5 días, puede haberse echado a perder, así que intentalo con otra semilla
  • Después de 8 días, debe estar lista para pasarlo a una maceta
  • Continúa nutriendo la semilla en una maceta con tierra, agua y luz solar leve.

Experimento para hacer con niños de plantas

La mejor parte de este proyecto es que puedes ver que la semilla brota de la cáscara y se convierte en una gran planta. Los niños pueden ver cada paso del crecimiento en la bolsa. Para que este proyecto sea aún más impactante, haz que tus hijos dibujen la planta todos los días y que realmente puedan concentrarse en lo que está sucediendo. ¡Buena suerte y feliz crecimiento!